Balinese Rice Terraces

Preguntas y respuestas
 

¿En qué consiste la Declaración de Glasgow sobre la Alimentación y el Clima?

En noviembre de 2021, la COP26 de Glasgow se enfrentará a la monumental tarea de salvar la brecha entre los actuales compromisos climáticos de los países y la importante transformación necesaria para hacer frente a las emergencias climáticas y naturales. El impulso para vincular los alimentos, la naturaleza y el clima está creciendo en una serie de eventos clave este año, incluyendo la primera Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU, lo que hace que la COP26 sea una oportunidad única para llevar la reforma de los sistemas alimentarios a la vanguardia del debate climático.

Aprovechando este impulso, la Declaración de Glasgow sobre la Alimentación y el Clima reúne a las autoridades subnacionales y locales más avanzadas con el compromiso de acelerar el desarrollo de políticas alimentarias integradas y llamar a la acción los gobiernos nacionales. 

La Declaración se basa en el trabajo previo del Foro Urbano Mundial de Medellín, el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán (MUFPP, por sus siglas en inglés), el C40 y otros, con el objetivo de llevar la transformación de los sistemas alimentarios a la COP26 como una solución integrada a la emergencia climática. Esta tiene también beneficios para la biodiversidad, la regeneración de los ecosistemas, la circularidad, el acceso a dietas sostenibles y saludables para todos, y la creación de medios de vida resilientes para los trabajadores agrícolas y alimentarios.​

¿Por qué necesitamos un enfoque de sistemas alimentarios para el cambio climático?

Dado que los sistemas alimentarios representan actualmente ⅓ de las emisiones mundiales de GEI, está claro que no podemos cumplir el Acuerdo de París sin abordar los sistemas alimentarios. Sin embargo, la alimentación afecta a muchos ámbitos políticos diferentes, lo que provoca contradicciones y fricciones. A menos que se consideren conjuntamente todos los impactos de los sistemas alimentarios, es probable que las estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático asociadas a la producción y el consumo de alimentos acaben siendo ineficaces.

 

Un enfoque basado en los sistemas alimentarios tiene en cuenta la variedad de actores y varios factores socioculturales, económicos, biofísicos e institucionales subyacentes. La resolución de tensiones y la transformación de los sistemas alimentarios queda necesaria para hacer frente a los urgentes desafíos medioambientales y nutricionales.

 

¿Por qué políticas alimentarias integradas?

Las políticas alimentarias integradas reflejan un enfoque de sistemas alimentarios en el que las acciones se alinean horizontalmente entre las áreas políticas, y verticalmente entre los diferentes niveles de gobierno. En la mayoría de los países, la responsabilidad de los sistemas alimentarios está dividida horizontalmente entre varios ministerios, y los departamentos de agricultura, comercio e industria, salud, trabajo y medio ambiente suelen establecer agendas basadas en diferentes prioridades y objetivos conflictivos. También hay importantes incoherencias “verticales” entre varios niveles de gobernanza. El reconocimiento y el apoyo limitado que los gobiernos internacionales y nacionales dan a las políticas y asociaciones (de los sistemas alimentarios) proviniendo las ciudades y regiones no incentivan la innovación de los sistemas alimentarios sostenibles que se producen a nivel local. 

 

Las políticas alimentarias integradas pueden solucionar estos descuidos, sobre todo a través de mecanismos de gobernanza multi-actor y multinivel – lo que puede crear al mismo tiempo mecanismos para el trabajo intersectorial, el establecimiento de prioridades inclusivas (que garantizan una transición justa en materia de alimentación), y el intercambio multinivel de mejores prácticas y herramientas de evaluación entre niveles de gobernanza.

¿Por qué centrarse en los actores locales y subnacionales?

Las ciudades, las regiones y los estados subnacionales están liderando el ámbito de las políticas y estrategias alimentarias integradas. Suelen impulsar un cambio positivo del sistema alimentario a nivel local y regional, donde se produce la mayor parte de la innovación del sistema alimentario sostenible. Al mismo tiempo, el apoyo limitado de los gobiernos internacionales y nacionales da poca incentiva a la ampliación de estas acciones cruciales. La Declaración de Glasgow está diseñada para amplificar las voces de las ciudades y gobiernos subnacionales en las conversaciones globales sobre la alimentación y el clima, y la naturaleza y la salud. Hasta ahora, aquellas voces han tenido pocas oportunidades en este ámbito. Más información en el documento que acompaña a la Declaración. 

¿Quién puede firmar la Declaración de Glasgow?

La Declaración de Glasgow sobre la Alimentación y el Clima está abierta a los gobiernos subnacionales, regionales, locales e indígenas de todo el mundo. Anima a los gobiernos nacionales a apoyar la Declaración y su llamada a la acción. Las organizaciones no gubernamentales, entidades del sector privado y de la sociedad civil, son bienvenidos a unirse a la Declaración como socios. 

 

Si usted es representante de un gobierno local o nacional, puede firmar la Declaración de Glasgow aquí. Si desea unirse como socio o colaborador, póngase en contacto con secretariat@glasgowdeclaration.org

¿Por qué firmar la Declaración?

Los gobiernos que firman la Declaración de Glasgow renueven su compromiso de adoptar un enfoque de sistema alimentario ante la emergencia climática, y siguen trabajando en la adopción y aplicación de políticas alimentarias integradas y sostenibles. Al hacerlo, también suman sus voces a una llamada a la acción dirigida a los responsables políticos nacionales e internacionales en la COP26. Por lo tanto, firmar la Declaración es enviar un mensaje a la COP26, para que los gobiernos nacionales también refuercen su compromiso con la transformación de los sistemas alimentarios sostenibles que necesitamos.

¿Cómo se redactó el texto de la Declaración de Glasgow?

En marzo de 2020, IPES-Food y Nourish Scotland convocaron a una amplia coalición de socios principales para redactar una Declaración y poner en marcha un proceso destinado a poner los actores locales y las políticas alimentarias integradas al centro del espacio COP26. La Declaración de Glasgow sobre la Alimentación y el Clima se redactó en cinco rondas entre marzo y noviembre de 2020 en consulta con los socios y los gobiernos subnacionales. El texto final se lanzó el 14 de diciembre de 2020.

¿Cómo se ve el camino hacia la COP26?

Antes de la COP26, IPES-Food y Nourish Scotland, junto con los socios de la Declaración de Glasgow, proporcionarán una plataforma para que los signatarios compartan las mejores prácticas y conocimientos sobre el desarrollo de políticas alimentarias integradas y sostenibles, y para que puedan colaborar en la promoción de la Declaración misma. En la COP26, la asociación y los signatarios organizarán eventos para destacar los contenidos de la Declaración y el papel de los gobiernos locales y regionales en la construcción de sistemas alimentarios sostenibles.